domingo, 30 de noviembre de 2014

Hablar por Hablar #7 - La decepción de los finales


¡Hola adictos a las palabras! En el Hablar por Hablar de esta ocasión os planteo una cuestión que es realmente fastidiosa. Supongo todos os habréis entusiasmado en más de una ocasión con una saga literaria o de cine, o bien una serie de televisión.

Estoy segura de que os habéis sentido identificados con la trama hasta tal punto de imaginaros vuestra existencia en esa realidad. Os habéis convertido en un personaje más, viviéndolo todo en primera persona. Habréis maldecido y temido a los malvados, amado a los héroes, y alabado sus hazañas. Os habéis indignado, asustado, ofuscado, alegrado y llorado de emoción. Porque esa historia ha logrado llegaros adentro, y ha conseguido formar parte de vosotros. 

Pero...¿Qué pasa cuando en el desenlace definitivo, toda esa magia se rompe? No sé vosotros, pero yo caigo en una especie de estado de semi enfado-indignación del cuál no hay quien me saque en un par de días. Y no es porque uno de los protagonistas mueran, o porque X no termine siendo pareja de Y. Es porque el final es decepcionante, por alguno de los siguientes motivos: 

1. Le ha faltado ese "algo" que lo completase.


Death Note es un anime que me ha encantado de principio a ... No, el fin no. Le ha faltado un toque que hiciese que todo fuese perfecto. Una serie muy épica para que se acabe resolviendo todo el asunto de Kira de una forma tan... ¿Sencilla?

2. Le sobran ciertas cosas que son completamente injustificadas e innecesarias. 


La trilogía de Matrix esconde una historia terriblemente fascinante, con un desenlace terriblemente decepcionante. Especialmente tiene un matiz al que no le encuentro lógica, y hace que el final no tenga sentido. Para mí, al menos. 


Hyde tiene en su desenlace un asesinato -vale, si, esto es culpa de una muerte- completamente prescindible. Realmente en esta ocasión no hacía falta matar a TODO el mundo. Recuerdo esta novela con entusiasmo, pero con una espinita clavada en el corazón. 

3.  Simplemente su desenlace no se encontraba entre las opciones de finales posibles que os habrían agradado.
Sinceramente, no me introduje demasiado en la historia de Numb3rs. No obstante, mientras la leía tuve la esperanza de que su final fuese mucho más espectacular. Resultó ser por desgracia muy insulso, y me dejó bastante indiferente. 

¿Cómo os sentís vosotros cuando sucede esto? ¿Os quedáis con la esencia de la trama o, cada vez que lo recordáis evocáis ese desastroso final? Yo siempre trato recordar con positivismo la historia, aunque hay ocasiones en las que me resulta imposible. Comento esto porque me ha estado pasando últimamente con algunas series/películas que he visto, y Matrix III: Revolutions ha sido la que ha colmado el vaso. 

¿Con qué libros/series/películas os ha pasado esto? ¡Contadme!

7 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con Death Note, para mí la serie se divide claramente en dos partes; la primera que me encanta y la segunda que la ves por terminar la serie y ver el desenlace. La trilogía de Matrix si que me gustó, pero es demasiado compleja de entender y acaban dando muchas vueltas.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    La verdad es que hay muchos final que me decepcionaron. Por ejemplo, el final de Sinsajo y de Leal me cayeron como un cubo de agua fría.

    Besos <3

    ResponderEliminar
  3. ¡Cierto! hay finales que si por poco no arruinan la historia si te decepcionan ;) Saludos

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja, cierto que a veces el final puede matarnos de la indignación ;o)
    Con el tiempo, he intentado tomarme esas cosas con más resignación aunque no siempre lo consigo. Me pasó con Dexter, dioses, qué final más decepcionante!!!
    Besotes esperanzados.

    ResponderEliminar
  5. Entre este blog por primera vez porque me encantan los libros y descubrir cosas nuevas sobre ellos, pero cuando vi una imagen de Death Note... Decidido, soy fan de este blog 0_0

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que conste que aún me quedan algunos capítulos para terminarlo :)

      Eliminar
  6. Hola, Estefanía

    Respecto a lo que planteas de los finales, supongo que es cierto, pero personalmente a mí los finales me dan igual. El ejemplo perfecto es el último capítulo de la última serie generacional de mi cansina generación: Lost. El enfado que se agarró la gente después de aquel desenlace alcanzó dimensiones épicas. Fueron 7 temporadas y yo me lo pasé muy bien.... ¡Que me quiten lo bailao! era mi pensamiento. Entiendo que un final coherente y, a ser posible, poco previsible, forme parte constituyente de la ortodoxia narrativa, pero ¿y el viaje? ¿No es lo más importante? En primavera llegará el final de la que considero madre de todas las series, Mad Men, y lo único que me preocupa del final es... que es el final... No podré superarlo...

    ResponderEliminar

El blog sigue adelante gracias a tus palabras. ¡No dudes en comentar! Eso sí, hazlo de forma respetuosa. ¡Gracias! :)