miércoles, 9 de julio de 2014

Hablar por hablar #5 - La literatura juvenil y sus protagonistas femeninas


¡Hola adictos a las palabras! Esta sección estaba oxidada... Pero aquí os traigo una nueva entrada, para volver a sacar relucir este fantástico apartado en el que opino sobre cuestiones literarias. Como podréis observar, el título de este post manifiesta claramente lo que voy a tratar. 

El otro día, mientras leía The Iron Queen, este tema asaltó mi mente debido al estúpido comportamiento de Meghan en algunas escenas. Me surgió entonces una duda: ¿Tan difícil es crear una protagonista femenina que no sea tonta? Tras estar un tiempo meditando, he llegado a la siguiente conclusión: es terriblemente difícil. 

Queridos lectores de literatura juvenil, haced un repaso mental de las novelas de este género que habéis leído. En un alto porcentaje de ellas, el personaje principal es una chica. Sí, es cierto que esta joven estará posteriormente acompañada por otro chaval (o por dos, dependiendo de si hay triángulo amoroso) que también será protagonista, pero realmente es ella la que lleva sobre sus hombros el flujo de la historia.



Otro dato bastante curioso, es que, en la mayoría de esos casos, nuestra protagonista también será la narradora, ofreciéndonos la posibilidad de introducirnos aún más en sus pensamientos. Elemento positivo si te has encariñado con ella. Factor negativo si la muchacha en cuestión no es de tu agrado. 

Haciendo recuento de los personajes de la literatura juvenil que han hecho mella en mí positivamente, apenas saco unas cuantas mujeres. Cosa que hace que me cuestione lo siguiente: ¿me ocurre eso porque soy mujer, y me centro mucho más en los personajes masculinos? En un primer momento pensé que ese podría ser uno de los motivos. Luego me di cuenta de que no era esa la razón

Cuando un personaje femenino está bien desarrollado por el autor, logra cautivarnos. Consigue que la queramos, que nos pongamos en su papel, que entendamos sus sentimientos incluso cuando estos están relacionados con confusiones amorosas. No obstante, cuando nuestra chica no está lo suficientemente estructurada, nace un personaje incapaz de asumir su cometido, y muy dependiente de los demás (me refiero en especial al joven co-protagonista). En resumidas cuentas: surge una figura que ocupa un papel muy importante y que no lo merece debido a su escasa profundidad, y por ello, terminamos cogiéndole manía.



Hablando desde mi propia experiencia, no he conocido protagonista femenina más desesperante que Bella, de la saga Crepúsculo. En esta saga, se combinan los dos aspectos que hacen que las protas sosainas sean aún más insoportables: la narración en primera persona y los triángulos amorosos. Otros ejemplos son los siguientes: la idiotez de Nora en Crescendo (que hizo que dejara de leer la tetralogía), el poco carácter de Clary en Cazadores de Sombras (me cae bastante bien, pero le hace falta un hervor), y la extraña bipolaridad de Meghan en The Iron Fey (es muy valiente, y al segundo después es completamente dependiente de Ash). 

¿Y por qué, a mi parecer, estas muchachas no logran estar a la altura de una protagonista en condiciones? Mi respuesta es la siguiente: sus autoras se han volcado tantísimo en exaltar la perfección de sus respectivas parejas, que ellas, pese a ser las verdaderas principales, se han quedado de lado. Regresemos a los casos anteriores. ¿En cuantas ocasiones, Meyer, Fitzpatrick, Clare y Kagawa, nos han descrito la belleza, el carisma y la maestría de Edward, Patch, Jace y Ash, respectivamente? ¡Durante la mayor parte de sus novelas! ¿Y cuándo resaltan algún valor esencial de las chicas? Algunas veces, vale, aunque sin duda, muchísimas menos.

Ojo, con esto no quiero decir que para que una protagonista sea digna de serlo deba ser perfecta. De hecho, mis personajes femeninos favoritos cometen errores, se lamentan, se sienten culpables y meten la pata, pero eso no hace que me den ganas de estrujarlas constantemente, ni tampoco me provoca una sensación de decepción al acabar el libro.  Entre ellas, se encuentran: Katniss de Los juegos del Hambre, Hazel de Bajo la misma estrella, Tris de Divergente, Rose de Vampire Academy, Annabeth de la saga Los Héroes del Olimpo... Un conjunto de chicas que pese a tener sus defectos, demuestran ser dignas de cargar con el peso que el autor les otorga en sus respectivas novelas.

¿Quién es la última chica de la primera columna? ¡Resolved mi duda, por favor!
En conclusión, considero que el verdadero culpable de la gran abundancia de protagonistas insulsas en la literatura juvenil, son los autores. Éstos, ansiosos por hacer que quedemos fascinados por otros personajes, o bien por otros aspectos de la novela, acaban menos preciando a sus protagonistas, creando en ocasiones unos perfiles que dejan bastante que desear. 

Esta es simplemente mi humilde opinión como lectora, y obviamente es posible que discrepemos. Puede que tu pienses que no hay tantas protagonistas huecas, o puede que una de las que he mencionado negativamente te resulte increíble. Con esto ocurre como cualquier otro aspecto de la vida: el libro de los gustos está en blanco.

¿Pensáis que hay muchas protagonistas huecas en la literatura juvenil? ¿Cuál creéis que es la causa de ello? ¿Qué personajes femeninos os sacan más de quicio? ¿Cuáles son vuestras favoritas? ¡Me encantaría saber vuestra opinión!


No olvidéis decirme vuestra opinión. ¡Los resultados los pondré en el próximo Hablar por Hablar! ¡Un beso, y muchas gracias por leerme! 

8 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Totalmente de acuerdo :) Hay muchas protagonistas "huecas" y por lo tanto, muchas que te caen mal.

    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  2. Es Daenerys Targaryen de Juego de Tronos, en el enlace que te dejo lleva el dragón XD

    http://rebloggy.com/post/tangled-disney-rapunzel-game-of-thrones-got-daenerys-targaryen-khaleesi/46108041038

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!
    Sí, estoy de acuerdo contigo. No podemos hablar de protagonistas dependientes sin protagonistas masculinos perfectos. Por eso, las protagonistas fuertes pero con temores y dudas tienen a su lado personajes iguales, como Katniss y Peeta, Tris y Cuatro, etc.
    Otra de las cosas que creo que influencian el hecho de que las protagonistas sean así de sosillas o inconstantes o dependientes es la sociedad americana, porque la mayoría de libros de este estilo son de autoras americanas. Pienso que dan por hecho que las jóvenes que leen son patosas, están un poco marginadas o no tienen un grandísimo número de amigos, están necesitadas y son débiles. Y no es así. Intentan acercar un personaje dándole unos atributos que solo hacen alejar al lector.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!
    ¡Por Raziel! ¡No podría estar más de acuerdo contigo!
    Sinceramente, a mí lo que más me molesta de una protagonista es que sea estúpida, inconsciente, suicida y que tenga la manía de querer salvar a todo el mundo en todo momento. Para que una protagonista sea de mi agrado tiene que ser inteligente (un poco de sentido común no viene mal a nadie) y valiente (en su justa medida, no me gustan las suicidas que quieren dar su vida por los demás sin pensar en el daño que pueden provocar a su paso).
    Por ello, algunas de mis personajes femeninas favoritas son: Katniss (que no es perfecta, pero tiene carácter, es valiente e inteligente), Elizabeth Bennet (que puede que no sea una "superheroína", pero es una chica inteligente y con ingenio), Hermione Granger, Annabeth, Hazel, etc.
    En fin,
    muchos besos desde http://dontworryjustread.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. ¡Holap!
    No hay quien te quite razón, hija mía. Pero ¿sabes dónde veo yo el problema? En los editores; no solo en los autores. Ellos no son -en ciertas ocasiones- sino más que meras marionetas. ¿No os llama poderosamente la atención el hecho de que quienes leemos juvenil seamos casi todas chicas? Para veinte chicas, hay un chico. Algo totalmente normal viendo que en innumerables ocasiones las protagonistas lo único que saben hacer es posar y dárselas de no sé qué que hace que la gente reviente con ellas. Dan ganas depegar cojellas.
    También influye quién cuente la historia, ¿cierto? Piénsalo, ¿te sueles alabar a ti o a los demás? Nos resulta más fácil fijarnos en personas ajenas a nosotros. Y cuando alguien cuenta una historia se centra en los demás, no en su ser.
    Pero vamos, que todo es marketing y ventas. Esto no es más que otro negocio. Se han dado cuenta de qué se vende y lo han explotado. Una pena, la verdad.

    Una sección muy chuli. ^^
    Besis

    ResponderEliminar
  6. La culpa es, principalmente, de los autores. Son ellos quienes dan forma y vida a los personajes. En mi caso, el no empatizar con una protagonista hace que no disfrute del libro, sobre todo si está contado en primera persona. De las protas que has nombrado, no puedo con nora, es tan insoportable e infantil...

    Por cierto, ¿que personaje es la rubia de ojos lilas que está al lado de Tris?

    Un besito!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola!

    La chica de la última fila, si te refieres a la de azul, es Rose de VA xD

    Tienes razón en todo lo que has dicho. La mayoría de los autoras tienden a tener una protagonista demasiado tonta, demasiado dependiente y que esté empanada, desde mi punto de vista. Sin embargo, algunos autores nos ponen a una protagonista (chica) que nos encanta. Ahí está Annabeth de Percy, Risa de Desconexión, Daenerys de Juego de Tronos... Ellos nos forman una protagonista femenina muchísimo mejor que una mujer.

    Hoy en día está de moda poner una protagonista como una chica en apuros que necesita un chico super mega guapo y con un pasado traumático (porque siempre es así) que la salve. Odio a ese tipo de protagonista. El problema es como venden mucho nunca van a cambiar ese prototipo. Las protagonistas femeninas siempre serán demasiado tontas para hacer algo a derechas y el chico será buah, increíblemente perfecto.

    Gran sección Estefi!

    ResponderEliminar
  8. Yo sin duda a las protagonistas femeninas que más odio son las perfectas. Esas que son las protas, y protas en el sentido: 2 tíos pa ella sola, tiene que ser ella la que salve al mundo, lo hace to' perfec y cuando se equivoca "no pasa nada, es un error sin importancia porque tiene mucho peso en las espaldas... ¡no lo aguanto!
    Y tienes razón, muchas veces parece que las protas son simples tubos para ver lo guaaaaaaaaaaaaaaaaaapo que es Edward y lo caballeroso y perfecto.

    ¡Buen debate!

    ResponderEliminar

El blog sigue adelante gracias a tus palabras. ¡No dudes en comentar! Eso sí, hazlo de forma respetuosa. ¡Gracias! :)