martes, 3 de agosto de 2010

Mentira

El primer Poder de las Palabras: La mentira.
Mentiras. Palabras que no son verdad. Aquí os muestro uno de los poderes de las palabras, La Mentira. Palabras poderosas que muy pocos saben controlar.
Todo gran mentiroso empieza por una pequeña mentirijilla, que por estúpida que parezca es el comienzo de algo desastroso. Poco a poco vemos como un mentiroso se adapta a la mentira, porque le gusta. Pero al final, la mentira pasa de ser un gusto a una necesidad:
Primero miente por no querer comer o por fingir que ha recogido su cuarto. Miente por las notas, por su actitud. Miente en cuanto a promesas y decisiones que nunca llegará a hacer. Miente a sus profesores y padres. Miente por el gusto de mentir.

Segundo miente por amor, por aparentar lo que no es. Engaña para ligar y flirtear. Miente para a alguna poderse tirar. Miente a muchas chicas. Miente por el gusto de mentir.

Después miente al decir ``si quiero´´, tan solo porque ella tiene dinero. Engaña por negocios, codicia y ambición. Tima a sus compañeros sin remordimiento. Los tima porque necesita con ansia el dinero. Miente por placer, diciendo que a la única que quiere es a su mujer. Miente a su esposa y compañeros. Miente por el gusto de mentir.

Por último el mentiroso, ya en su vejez está solo. Todos aquellos a los que hizo daño le han abandonado. Su mujer, se separó de él dolida. Sus amigos le dieron la espalda para no hablarle más. Sus clientes dejaron de llamarle, no querían que les timase.
Ahora en su soledad observa con añoranza su pasado, viendo todo lo que no supo apreciar. Aunque no hace nada para arreglarlo, sigue mintiendo. Se dice a si mismo que está bien sin todos ellos, que no necesita su compañía. Se miente diciéndose que es feliz. Miente a su corazón para no sentirse triste. Se miente, por la necesidad de mentir.

3 comentarios:

  1. Hola Estefania, soy yo, Noelia, he leido tu blog y me parece sensacional, gracias por el comentario que hicistes en el mio.

    ResponderEliminar
  2. Es cierto lo de las mentiras, incluso hay quien se cree sus propias mentiras. Pero lo has centrado unicamente en los hombres y creo que esa mala costumbre afecta a los dos sexos.

    ResponderEliminar

El blog sigue adelante gracias a tus palabras. ¡No dudes en comentar! Eso sí, hazlo de forma respetuosa. ¡Gracias! :)