lunes, 12 de julio de 2010

Sonríe

Aunque los pies te duelan,
y sientas que no puedes más,
sonríe.

Aunque te veas solo,
en un abismo sin final,
sonríe.

Aunque tengas los ojos hinchados,
de tanto llorar,
sonríe.

Aunque creas que de tristeza,
tu corazón se parará,
sonríe.

Aunque parezca que el aire se corta,
y no puedes respirar,
sonríe.

Aunque las flores no florezcan,
y en tu interior llueva sin parar,
sonríe.

Aunque tu alma hecha ya pedazos,
creas que no puedes reparar,
sonríe.

Sonríe, sonríe, sonríe,
hasta que no puedas más.
Sonríe, porque siempre habrá
un motivo por el que quieras llorar.


3 comentarios:

  1. Tu poema es una inyección de optimismo y ayuda a superar los malos momentos.

    ResponderEliminar
  2. Si es que da igual el momento,nunca viene mal una sonrisa!=)

    ResponderEliminar

El blog sigue adelante gracias a tus palabras. ¡No dudes en comentar! Eso sí, hazlo de forma respetuosa. ¡Gracias! :)